El Ártico anticipa nuestro cálido futuro

20 grados de temperatura más alta de lo habitual a finales de 2016. Parece que nos estamos acostumbrando a recibir estas noticias sobre temperaturas atípicas en el Polo Norte. Incluso algunos empiezan a hacer públicas las bondades de este nuevo escenario :-(

El Ártico se enfrenta a un clima cada vez más cálido

Pero lo cierto es que, con este clima cálido, el cambio climático puede verse acelerado y tener efectos catastróficos en todo la Tierra. Y no lo decimos nosotros, el Informe sobre la Resiliencia del Ártico (Artic Resilence Report, ARR) asegura que lo ocurrido este otoño no tiene precedentes y pronostica una serie de puntos de inflexión en nuestro clima que se extienden desde la tundra de Siberia hasta el Océano Índico.

Las temperaturas árticas que a esas alturas del año suelen descender hasta los 25 grados bajo cero se han quedado en los 5 bajo cero en zonas como el Mar de Kara (al norte de Siberia) con una capa de hielo que no ha llegado a cuajar, al igual que en el Mar de Barents (que se encuentran entre Rusia y Noruega), y otras zonas frías.

De hecho, la superficie helada en el Ártico ha fijado un mínimo histórico en octubre de 6,4 millones de kilómetros cuadrados, menos incluso que en 2012 cuando se dispararon todas las alarmas por el derretimiento del Ártico.

Habitualmente, el Ártico alcanza su capa más delgada de hielo entre septiembre y octubre, pero este año la formación del hielo se ha retrasado. Los científicos vaticinan que el Ártico puede quedarse sin hielo durante varios meses al año en las próximas décadas, y por primera vez en 100.000 años.

El deshilo ártico afecta a la biodiversidad del Planeta

Uno de los impactos de este calentamiento de la zona ártica es el aumento de temperaturas en la tundra, lo que puede provocar la liberación natural de grandes cantidades de metano, gas cuyo efecto invernadero más de 20 veces más potente que el CO2.

El deshielo de la tundra puede suponer también la sustitución prematura del manto blanco por el crecimiento de vegetación oscura que absorbe más calor, por lo que se conoce como el efecto Budyko.

Otro efecto nefasto se produciría en los bancos de pesca en el Ártico, afectando en cadena a todos los ecosistemas septentrionales. Los efectos potenciales de los cambios en el Ártico en el resto del mundo son considerables y, desgraciadamente, poco entendidos hasta la fecha.

Pero, ¿y qué podemos hacer nosotros? Es difícil negar que la actividad del Hombre aumenta notablemente esos riesgos, por lo cual es urgente que reduzcamos en la medida de nuestras posibilidades las emisiones de gases invernadero (GEI).

Algunos estudios recientes indican que el cambio climático puede haber alcanzado un punto de no retorno. Uno de ellos es el publicado por la revista Nature y dirigido por Thomas Crowther, del Instituto de Ecología de los Países Bajos.

Es necesario combatir el cambio climático

El calentamiento general de la atmósfera ha facilitado la antes mencionada liberación de carbono y metano almacenados en el suelo y que han retroalimentado el circuito del efecto invernadero.

Estas emisiones naturales podrían suponer unos 55.000 millones de toneladas de CO2 y contribuir a un aumento de un grado en la temperatura global de aquí al 2050

En ocasiones no podemos asimilar estas cifras por su elevada magnitud, por lo que se resta importancia a las mismas. Estos millones de toneladas equivalen al 17% de las emisiones causadas por la actividad humana en el mismo período, o lo que es parecido, lo equivalente a las emisiones de país industrializado del tamaño de Estados Unidos que se uniera a este escenario.

Y no conviene olvidar que la mayor parte del carbono terrestre está almacenado en el suelo, y si nuestro estilo de vida insostenible impulsa la liberación del carbono a la atmósfera, estaremos contribuyendo de manera directa a un mayor calentamiento global y a un cambio climático acelerado de consecuencias dantescas e imprevisibles.

Y tú, ¿piensas como el gañán de Trump? ¿Todo esto es un cuento chino?

, , , , , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 4 enero, 2017

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: 20 grados de temperatura más alta de lo habitual a finales de 2016. Parece que nos estamos acostumbrando a recibir estas noticias sobre temperaturas atípicas en el Polo Norte. Incluso algunos empiezan a hacer públicas las …

  2. 2016 bate todos los récords de calentamiento global - ecointeligencia - ponte al día en diseño sostenible! - 16 enero, 2017

    […] Las condiciones también fueron extremas en el sur de África a principios de año, en el sur y el sureste asiático antes del monzón veraniego, en Oriente Medio a finales del verano y en partes de Norteamérica en verano y otoño. […]

Deja un comentario