La transición energética y sus claves

El concepto de transición energética busca transformar el actual modelo energético, intensivo en el uso de energías basadas en combustibles fósiles y grandes infraestructuras de generación, como son las centrales térmicas y nucleares, en un nuevo paradigma cuyos ejes son las energías renovables, la electrificación, la eficiencia energética y la generación distribuida.

Las energías renovables son claves en la transición energética

La lucha contra el cambio climático, el cuidado de la salud de las personas, la reducción de riesgos económicos, financieros y tecnológicos, el consumo responsable, facilitar el acceso a los recursos y aliviar las tensiones geopolíticas, son cuestiones que tienen que tener cabida en el nuevo modelo energético.

Hay países como Francia, Alemania y Holanda que ya en han lanzado sus planes para llevar a cabo esta transición energética, un cambio profundo cuyas claves son éstas:

1 .- Descarbonización del sector eléctrico

Para luchar contra el cambio climático es indispensable una transición hacia un nuevo modelo energético basado en la descarbonización del sector eléctrico y la electrificación de la economía.

Las consecuencias del cambio climático y el calentamiento global cada vez más visibles. La temperatura media de la superficie de la Tierra durante 2016 está batiendo todos los records desde que tenemos registros.

De ahí que la lucha contra el cambio climático es una prioridad, como ha quedado patente en el Acuerdo de París (COP21) y que ha supuesto un punto de inflexión

Para conseguir la necesaria reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y limitar el calentamiento global, es crucial la disminución de emisiones contaminantes del sector eléctrico, lo que se conoce como descarbonización, impulsando las energías renovables y sustituyendo las centrales térmicas más contaminantes.

Este sería un buen comienzo para una electrificación global de la economía a todos sus niveles.

2. Energías renovables competitivas y un suministro firme de bajas emisiones

El sector eléctrico debe desarrollar las energías renovables más competitivas y asegurar un suministro firme de bajas emisiones capaz de satisfacer a la demanda

El sector eléctrico tiene un protagonismo relevante en la descarbonización de la economía, siendo el único sector energético que tiene costes asociados a las emisiones de CO2, de ahí que sea la actividad que más energías renovables ha incorporado.

Con una capacidad de energías renovables instalada suficiente para abastecer casi un 25% de la demanda eléctrica, el año 2015 contó con las mayores incorporaciones de renovables a la capacidad mundial vistas hasta la fecha.

No obstante, se espera que su importancia siga incrementándose en un futuro. Los objetivos de clima y energía de la Unión Europea para 2030 establecen el objetivo vinculante de que las energías renovables representen al menos el 27% del consumo de energía de la UE en 2030.

Por otro lado, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) espera que en 2040 las renovables se conviertan en la mayor fuente de energía eléctrica en el mundo

La descarbonización efectiva del sector eléctrico no pasa únicamente por el incremento de la penetración de las energías renovables, sino que además es necesario asegurar que se cuenta con suficiente energía firme generada a partir de tecnologías de bajas emisiones.

En este sentido, algunos países proponen la energía nuclear como una alternativa capaz de impulsar la reducción de emisiones, garantizar la seguridad de suministro e incrementar la competitividad de la economía. Otros, como Alemania, tienen planes para prescindir de ella en unos pocos años.

3. Electrificación del sector del transporte

Aunque será necesario acelerar la electrificación de la economía, hay sectores donde la transición es especialmente importante, como es el transporte.

La electrificación de los vehículos de transporte es un área en desarrollo

La lucha contra el cambio climático debe contar con la decidida implicación de todas las actividades económicas, siendo necesario equilibrar el esfuerzo entre los distintos sectores para que los costes sean asumidos por toda la sociedad.

Uno de los sectores con mayor potencial de electrificación es el del transporte, siendo además el único sector cuyas emisiones de GEI han aumentado en la UE, en concreto en un 20% entre 1990 y 2012, en un periodo en el que las emisiones totales europeas se han reducido en un 23%.

La Unión Europea espera que para 2050 las emisiones procedentes del transporte se reduzcan más del 60% respecto de los niveles de 1990. A corto plazo, gran parte de los avances se concentrarán en incrementar la eficiencia de los motores de gasolina y diésel, en línea con el objetivo de reducir para 2020 en un 6% la intensidad de GEI en los combustibles utilizados en los vehículos actuales.

Sin embargo, a largo plazo será imprescindible la electrificación del sector con el desarrollo de los vehículos eléctricos que permitirá una reducción aún mayor de las emisiones, para lo cual es preciso empezar cuanto antes a tomar las medidas que lo faciliten.

4. Fomento de la eficiencia energética

Por último, la eficiencia energética no sólo es una buena solución para reducir las emisiones, sino que también contribuye a la seguridad de suministro y al incremento de la competitividad.

Eficiencia energética en el proyecto Green Deal de Reino Unido

La eficiencia energética es clave para avanzar en la transición energética y conseguir los objetivos establecidos en el Acuerdo de París, estimándose que 2/3 de las inversiones en infraestructuras necesarias hasta 2040 tendrán que dirigirse a soluciones de eficiencia energética.

Además, la eficiencia energética puede tener un impacto muy positivo en la seguridad energética y en la competitividad económica, provocando que se convierta en un punto prioritario de las agendas de los gobiernos de numerosos países.

La UE pretende aumentar un 20% la eficiencia energética para 2020 y un 27% para 2030, en comparación con las previsiones de demanda energética

Si quieres seguir de cerca este tipo de información relativa la energía y su sector, seguro que te interesa el boletín de Energía y Sociedad para profundizar en estos asuntos.

Y tu, ¿qué crees que necesitamos? ¿transición ó revolución?

, , , , , , , ,

4 Responses to La transición energética y sus claves

  1. Automatizaciones en Barcelona 16 Diciembre, 2016 at 10:08 #

    El agotamiento de los combustibles fósiles y, sobre todo, la degradación socioambiental a la que su uso contribuye decisivamente han hecho comprender la necesidad de una profunda revolución energética.

  2. Reformas baños Barcelona 16 Diciembre, 2016 at 10:11 #

    A ello responde la proclamación de 2012 como Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos, algo que no constituye una conmemoración más, sino que expresa e impulsa un proyecto auténticamente revolucionario promovido por Naciones Unidas y hoy técnicamente posible: la urgente transición desde los recursos energéticos no renovables y contaminantes a la energía limpia y sostenible.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 21 Octubre, 2016

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: El concepto de transición energética busca transformar el actual modelo energético, intensivo en el uso de energías basadas en combustibles fósiles y grandes infraestructuras de generación, como son las centrales térmi…

  2. Cerca de mundo 100% energías renovables, a pesar de Trump - ecointeligencia - ponte al día en diseño sostenible! - 9 Noviembre, 2016

    […] y Energía en la Universidad de Stanford (EEUU) diseñan y mantienen un modelo para lograr la transición energética del mundo con el horizonte de […]

Deja un comentario