Movimiento Slow: haz menos, lentamente

Slow es posible

Hemos hablado de las Ciudades Lentas (cittaSlow) y de la Comida Lenta (Slow Food) pero nos faltaba adentrarnos en el concepto.

La principal intención del movimiento Slow es mostrarnos la posibilidad de llevar una vida plena y desacelerada, haciendo que cada individuo pueda controlar y adueñarse de su existencia.

En propias palabras del movimiento Slow, en la actualidad el individuo moderno vive sumido en una particular carrera de obstáculos en la que controlar el cronómetro hasta la milésima determina nuestra existencia. La desconexión del medio natural y su tempo, ligado a las estaciones y demás factores que escapan a nuestro control, parece un espejismo en las sociedades occidentales de hoy en día. Las ciudades se vuelven anónimas y levitamos, sumidos en nuestro peculiar universo de intereses. La prisa es el motor de todas nuestras acciones y envuelve nuestra vida acelerándola, economizando cada segundo, rindiendo culto a una velocidad que no nos hace ser mejores.

El movimiento Slow no pretende abatir los cimientos de lo construido hasta la fecha. Su intención es iluminar la posibilidad de llevar una vida más plena y desacelerada, haciendo que cada individuo pueda controlar y adueñarse de su propio periplo vital. La clave reside en un juicio acertado de la marcha adecuada para cada momento de la carrera diaria. Se debe poder correr cuando las circunstancias apremian y soportar el temido estrés que en demasiadas ocasiones nos embarga; pero a la vez saber detenerse y disfrutar de un presente prolongado que en demasiados casos queda sepultado por las obligaciones del futuro más inmediato.

El movimiento Slow tiene su inicio en la Plaza de España en Roma (Italia) en 1986 y es fruto de cierta actitud contestataria por parte del periodista Carlo Petrini cuando se topó con la apertura de un restaurante Mc Donalds en este enclave histórico de la capital italiana. Consideró que se estaban traspasando los límites de lo aceptable y predijo los peligros que se cernían sobre los hábitos alimentarios de los europeos, empeñados en imitar los dictados del otro lado del Atlántico. La respuesta no se hizo esperar, fundándose la semilla del movimiento Slow Food.

Hay que distinguir entre ser lento y ser perezoso, y este movimiento propugna trabajar para vivir, no al contrario

Carl Honoré, autor del libro Elogio de la lentitud, es uno de los teóricos de este movimiento mundial que promueve un ritmo sosegado hasta en las actividades más cotidianas del ser humano. Para este periodista canadiense con residencia en Londres, una vida rápida es una vida superficial, de ahí que la lentitud no tenga nada que ver con la ineficacia, sino con el equilibrio.

Detente y observa tu vida

El movimiento Slow no está organizado ni controlado por una organización como tal. Una característica importante de este movimiento es que se propone y su inercia se mantiene por individuos que constituyen la comunidad global Slow, comunidad que tiende a expandirse. Aunque ha existido bajo diversas formas y manifestaciones desde la Revolución industrial, su popularidad ha crecido considerablemente desde que se estableció en Europa Slow Food y Cittaslow, al tiempo que otras iniciativas Slow se extendían por Australia y Japón.

Vivimos como si los recursos fueran infinitos

Según dicen sus teóricos, vivimos como si no hubiera mañana, como si los recursos naturales fueran infinitos, y sabemos que no lo son. Hay bastantes elementos en la vida moderna que combinados con la rapidez nos empujan directamente a la superficialidad.

Casi una década después, en los noventa, ese combate contra la tiranía de las prisas y a favor de una cultura de la tranquilidad, ha llevado a las distintas manifestaciones Slow que conocemos y otras que irán surgiendo.

Las ciudades, la comida, e incluso el turismo, son espacios vitales en los que sin renunciar a la tecnología, podemos mejorar nuestras experiencias simplemente olvidándonos un rato del reloj.

Y ahora os dejamos con Carl Honoré, en TED:

Ahora tómate un minuto y déjanos tu opinión …
¿Va contigo esto de lo Slow? ¿Piensas que es otra moda? 

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Yo pienso que es un lujo que pocos en la actualidad se pueden tomar.
    Quizás tendríamos que hacer todos un downsizing para llevar una vida algo más relajada.
    Igual podemos empezar por tener unas vacaciones slow sin reloj y disfrutando el lugar donde estás.
    Esta bien que los de ecointeligencia toquéis temas que no sean los típicos de la ecología …
    Lobo199

    1. El movimiento slow es beneficioso para la salud física y mental

      1. Si en eso tienes razón.

    2. Estos afanes son la causa de tantas enfermedades que nos aqueja hoy en dia, hay que andar despacio pero bien caminado.

  2. Me gusta el movimiento Slow, voy a ver si puedo aplicarlo en mi día a día y consigo no ser un esclavo del reloj. Gracias a Ecointeligencia por mostrar el concepto.

  3. El problema estriba en que cuanto mas grande es la ansiedad (producida x la espada de Damocles sobre la cabeza) mas acelerado@s vamos y es difícil.ll

    1. Tienes razón, Lahla
      Quizás nos hemos acostrumbrado a ir deprisa y no nos planteamos que podemos hacer las cosas de otra manera, por ejemplo, más despacio.
      Saludos,
      -Ricardo

  4. comparto todo lo dicho en el video. Ahora me pregunto!!!!! no sonaría a nuestros oidos mejor si lo hubiera hablado MAS LENTO ??

  5. quizas es un poco utopico llegar a un nivel absoluto pero por lo menos tratar aunque sea a ratos durante el dia, al almuerzo, antes de dormir, en los ratos libres. es darse un respiro.

    1. Hola Cristobal,
      Los extremos no suelen ser buenos, pero bajar nuestro ritmo de vida y disfrutar un poco más de la vida siempre es posible.
      ¿No crees?
      Saludos,
      -Ricardo

  6. Hola! Estoy de acuerdo con éste movimiento. Soy docente de música, cantante, me atrae todo lo relacionado con las artes y las letras Muchas veces me he sentido como fuera de lugar por tomarme el tiempo para pensar y hacer las cosas más lento que el resto, todo el mundo anda a las corridas y parece que si no vas a su ritmo no servís. valoro el trabajo y el tiempo de los demás, por eso me gusta que los demás también respeten mi trabajo y el tiempo que me dedico al él. También coincido con el respeto al medio ambiente, con la alimentación lo más natural posible, aunque no estoy contra los medios tecnológicos, considero que ganaríamos en salud física y mental si dedicáramos más tiempo a la recreación, el deporte al aire libre, a los juegos, a conocer y respetar nuestras raíces. Muchas personas nos hemos visto afectadas por el sistema de vida actual, enfermándonos física o mentalmente, es hora de que reaccionemos y nos propongamos vivir de forma más plena y saludable.

    1. Hola Patricia,
      Gracias por tu comentario !!
      Nuestro estilo actual de vida nos ha llevado a creer que todo lo que no se haga rápido no está bien hecho.
      Precisamente el movimiento Slow cuestiona esta manera de actuar e impone reflexión en cosas tan habituales como nuestra alimentación.
      En ocasiones también confundimos los medios con los fines, y no ponemos la tecnología a nuestro servicio sino al revés.
      Saludos,
      -Ricardo

    2. Patricia, me ha hecho mucha gracia encontrar nuestras afinidades. Te invito a conocer mi proyecto sobre moda slow. http://www.slowearproject.com. Si nos visitas, entenderás por qué lo digo 😉
      Saludos. Àngels Biosca.

  7. Estamos fomando un grupo de gente (movimiento slow), para pasear, hablar etc en Asturias. Si os apetece solo teneis que dejar vuestro email. Chao.

  8. Apoyo el concepto del movimiento slow. Particularmente me produce mucho estrés y ansiedad llevar una vida siendo esclava del reloj, cosa que hago constantemente porque no aprendí a vivir de otra manera. Tengo un negocio propio y además estudio en la universidad, aparte de mis obligaciones familiares. Siento que es demasiado, pero no quiero abandonar ninguna de estas tres cosas, entonces pregunto, apoyándome en el movimiento slow, ¿cómo se consigue cumplir con las responsabilidades y estar mas tranquilos?

    1. Llega hasta donde realmente puedes llegar aceptando que los días tienen 24 horas y cuando estas en un sitio o haciendo ya esta decidido que ese tiempo es para eso en concreto y no para otra cosa.
      La verdad que es las exigencias que nos ponemos a nosotros mismos creo que realmente son demasiado y querer satisfacer a los demás olvidándonos que realmente no podemos ser felices así y que en perjuicio al no ser felices nosotros nunca podremos hacer felices a los demás . No merece la pena intentar cumplir con las expectativas de los demás . Merece la pena exigirse menos y valorarse y quererse somos personas que merecemos ante todo ser buenos con nosotros mismos

  9. He visto el video, demasiado rápido este señor habla aceleradamente y no transmite para nada el sentido lentitud. Habla muy deprisa te da la impresión que no deja el espacio suficiente para respirar. Desacelera por favor. Despacio despacio…… y repiraaaa

    1. Dijo que le daban poco tiempo para dar la charla, y piensa que si él ama el movimiento slow también es porque sabe y vive la otra cara, la de ir a veces demasiado rápido. Un abrazo!!

  10. Buena idea.Iniciemos en nuestras casa.

  11. excelente nunca imagine que pudieran existir este tipo de movimientos, la vida pasa tan rapido que a veces nos olvidamos de vivir, esclavos del tiempo, del trabajo y en algunas oortunidades de la personas, me hicieron reflexionar que no el que corre mas llega mas lejos, es rico disfrutar de todo lo que hacemos lento pero seguro.

  12. También existe el slow fashión, que adopta está filosofía al consumo de moda, teniendo en cuenta que la industría textil es la segunda más contaminante del planeta, merece la pena echarle un ojo a marcas como Thinkingmu o Cyclesfaction.

  13. La forma de presentación, tan acelerada, contradice la esencia del Movimiento Slow

  14. Buen día,
    Estoy a favor de que las personas tengamos una vida más sana y plena. Y eso conlleva desconectarse y desacelerar un poco. Actualmente muchas personas piensan que ganar más dinero es lo que necesitan para tener más calidad de vida, lo que hacen es someterse a jornadas intensivas de trabajo donde muchas veces estamos expuestos a mucho estrés. Lo que genera muchas enfermedades que antes no se veían tanto. El cancer, aneurismas y ataques cardíacos se dan en gente cada vez más joven. Además de la depresión y los suicidios. Vemos a la gente en las ciudades y vamos alienados, absortos en nuestro mundo digital y muchas veces nuestra parte humana da paso a la insensibilidad. Creo que es importante encontrar equilibro en la vida y despertar la conciencia de las personas con este tipo de movimientos.
    Saludos

  15. Coincido con el Movimiento Lento, pero seguro, ya quef no trata de invitar a no hacer nada, sino que le bajemos el ritmo a nuestra vida y sigamos con nuestras vidas y objetivos, pero sin tener que desgarrarnos las vetiduras porque no lo conseguimos en el corto tiempo planeado. Creo en lo que dice Carl y, si aplica en todas nuestras actividades diarias, solo necesitamos organizarnos mejor.

  16. hola todos, gracias x esta nota y por difundir esta maravilla de reconocernos a nuestro ritmo, vengo viviendo slow hace años, luego de ser un productor audiovisual y tener una vida adrenalinica total. se vive mejor, se esta disponible y te das cuenta que nos robaron el tiempo, se puede si queres profundamente ser dueño de tu vida. gracias a los tanos que abrieron este esquema. tiro una practica que transforma y mucho tu ritmo. deja de tomar transporte publico y CAMINA, caminar es la solucion para bajar el ritmo, te baja toda la info de tus tiempos
    salud a tutty

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú