El coche eléctrico Open Source

streetscooter open sourcePrimero fueron las viviendas de código abierto (en inglés, Open Source), y ahora le toca el turno a los coches. Más allá del software, el código abierto es una filosofía de trabajo que puede utilizarse en cualquier ámbito, construyendo proyectos de forma colaborativa y compartiendo los recursos en Internet para que otros puedan contribuir y reutilizar los resultados.

En su momento hablamos de la iniciativa de la organización holandesa Enviu, que junto al arquitecto Vincent Van der Meulen, pusieron en el proyecto Open Source House (OS-House). También es de destacar en el ámbito de la ingeniería colaborativa el caso de Boeing, que está usando Internet para redefinir sus procesos de investigación y desarrollo. El nuevo modelo 787 es el resultado de un fantástico esfuerzo colaborativo con sus proveedores. En lugar de desarrollar el producto únicamente con recursos propios en los laboratorios de investigación, Boeing promovió la colaboración de los proveedores en busca de mejores ideas

En el caso que nos ocupa un estudio realizado antes de empezar con el proyecto StreetScooter reveló que la media de distancia que recorremos al día no supera los 40 kilómetros, así que empezaron trabajando desde ese punto, y en vez de buscar un rango de autonomía lo más alto posible le concedieron 80 kilómetros. También pensaron que para ir a trabajar no necesitarían más de dos asientos, y que más de 120 km/h no sería lo adecuado.

Un grupo de 50 empresas han colaborado para el desarrollo del StreetScooter, el primer coche eléctrico de código abierto que ha unido a diferentes sectores, como suministradores de piezas para la industria automovilística, desarrolladores de software y compañías tecnológicas, que han unido sus recursos para dar a luz un modelo eléctrico que ya ha comenzado a dar sus primeros pasos comerciales.

coche electrico codigo abierto

La fabricación de un automóvil hoy en día sigue una línea descendente, el fabricante lo diseña y ordena a los suministradores como deben ser sus componentes, un formato con sus fallos, que deja el control de calidad en manos de terceras personas y que sobre todo, limita el potencial creativo de las empresas involucradas, totalmente supeditadas a las órdenes del cliente.

En este proyecto todos los protagonistas están codo con codo y el resultado no puede ser de lo más interesante ya que el StreetScooter cuenta con unas características muy competitivas ya que es capaz de alcanzar una velocidad máxima de casi 120 km/h, recorrer 130 kilómetros con cada carga y todo ello con un precio de solamente 5.000 euros. Por supuesto, este coste tiene una pequeña trampa y es que las baterías no están incluidas en este y estarán en régimen de alquiler, lo que nos permitirá adquirir el coche sin baterías y adaptarle la cantidad que nosotros creamos necesarios.

El StreetScooter se caracteriza por un diseño modular, existiendo la posibilidad de añadir o quitar partes según sea el uso del vehículo y los gustos del cliente, lo que además de una gran flexibilidad, le permite disponer de un precio final muy económico que ya ha llamado la atención de empresas como la empresa de distribución de mercancías DHL ya ha encargado un total de 3.500 unidades para sus almacenes, lo que nos indica que estamos ante el nacimiento de algo más que un coche eléctrico.

El resultado es un vehículo eléctrico inusual, si tenemos en cuenta los movimientos mayoritarios del mercado, a un precio bastante atractivo, que comenzará su fase de producción en Europa el próximo 2013, con vistas a rodar en suelo estadounidense algún tiempo después

Queda claro que aún siendo barato, el conglomerado de empresas que se han unido para la fabricación del vehículo, poco batalla puede dar frente a propuestas con más recursos a su disposición.

Desde ecointeligencia seguiremos de cerca la evolución del StreetScooter. Nos va el Open Source !!

Ricardo Estévez

Mi verbo favorito es avanzar. Referente en usos innovadores de TIC + Marketing. Bulldozer sostenible, fundador de ecointeligencia y director de TIMUR

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Hombre pues por qué no va a dar batalla a otras marcas más publicitarias, es un cochecito pequeñito, ideal para andar y aparcar por la ciudad, que ocupa muy poco sitio, para una o dos personas en recorrido urbano, que no contamina ni hace ruido y lo más importante, es muy barato. Muchas familias tienen dos coches, porque suelen trabajar los dos de la pareja o lo necesitan. Este puede ser un segundo coche, para andar por la ciudad. El otro pues tienes un híbrido o normal, y lo puedes usar para hacer viajes largos. Lo que no sé es si a ese conglomerado de ingenieros pensantes de tantas empresas se les habrá ocurrido poner unos paneles fotovoltaicos en el techo, por lo menos para ir cargando mientras está al sol y así aumentas un poco la autonomía. Ya los hay de película delgada flexible con rendimiento aceptable, a lo mejor sale rentable y era buena idea. En fin, poco a poco se va a imponer la cordura, porque lo que está claro es que los coches de gasolina no son compatibles con la contaminación de las ciudades, y al final todo eso repercute en salud de las personas. Vamos a ir cambiando el chip porque la época de mostrar el estatus social por el coche que tienes y la gasolina que gastas ya está un poco cavernícola. Otra cosa es el transporte colectivo, a ver cuando ponen en marcha taxi-buses eléctricos y otra forma más eficiente de ir de un sitio a otro por la ciudad.

  2. Ecología, open source y ahorro energetico. Suena bien esa combinación de palabras. Esperemos que este pronto disponible para la venta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú